Diario de un cirujano del ejército chileno sobre la destrucción de la hacienda Palo Seco de Dionisio Derteano

Un cirujano del ejército chileno que estaba abordo del “Copiapó” en la Expedición Lynch escribió un diario durante su viaje. (De “El Ferrocarril” de Santiago)

El 10 (de Septiembre de 1880) nos detuvimos hasta las 2 a.m. Llegamos a Chimbote a las 6.45 a.m. La bahía es muy tranquila y extensa; a su entrada hay cuatro islotes que forman dos istmos por Norte y Sur, angostos y de fácil defensa. El desembarco se hizo con toda felicidad y prontitud. A las 2.45 todo el Buin estaba en la tierra. En la bahía encontramos ocho buques, entre ellos el vapor de la carrera. La compañía Inglesa de Vapores ha mudado sus maestranzas y estación central del Callao a este puerto.

El muelle es regular; la estación del ferrocarril extensa y cómoda, el edificio de la aduana, colocado en la plaza, es de madera y bastante grande. En la estación se encontraron cinco maquinas, depósitos de licores, lanas, azúcar, sal y gran cantidad de maderas y de fiero.

El Buin se acampo en la estación. El Talca quedo embarcado. El pueblo es nuevo y pequeño, formado casi solo por su calle principal de Norte a Sur y por dos o tres cortas, transversales. Todos pensábamos que se mandaría el Buin al interior para visitar las grandes haciendas, principalmente la de Palo Seco del señor Derteano (Dionisio), que es la más rica, pero se mando a las 2 p.m. al Colchagua. Don Patricio Lynch y sus ayudantes fueron en la expedición y quedó de jefe del pueblo del comandante Muñoz Besanilla- Como llegamos un poco tarde a Chimbote, tuvieron tiempo las familias de retirarse al interior o irse a bordo de los buques neutrales. Existían unos cuantos gendarmes, que se mandaron cambiar conforme nos divisaron.

El Buin ha quedado de guarnición.

La hacienda de Palo Seco es muy extensa y rica. Posee grandes potreros de caña de azúcar, alfalfares, arroz, etc., y una gran cantidad de ganados vacunos y cabalgares, algunos de ellos de pura sangre.

Los cuerpos de edificio son magníficos y el del frente de mas de una cuadra de extensión y de cinco pisos, esta ocupado por la maquinaria de elaboración de azúcar, que es una de las mejores de Sur América, toda de rico acero y cobre, elabora quinientos quintales diarios de azúcar y su valor se calcula en tres millones de pesos. El edificio de las maquinas posee cuatro torreones de defensa y una torre central con un reloj de cuatro esferas. Encima del reloj existía la siguiente inscripción:

“xxxxx”.

Las casas son cómodas, lujosas y, como todos los otros edificios, de arquitectura moderna. El cuerpo de edificios de la derecha esta ocupado por las maquinas de destilación, las bodegas y el gasómetro.

El secretario señor Carrasco Albano impuso al hijo de Derteano (Arturo) una contribución de cien mil pesos en letras sobre Londres o Valparaíso, o por medio de la casa gram., Rowe, a quien, como a Dreyfus, debe Derteano (Dionisio) una gran cantidad, y dio de plazo 24 horas. La hacienda no juzgo excesiva esta proposición, pues con los elementos que ya he dado a conocer, asi como con sus cinco maquinas y trenes especiales para su servicio, podría recuperar en poco tiempo esta pequeña cantidad. El dueño de la hacienda, que estaba en Lima, es consejero y auxiliar poderoso de Pierola, jefe de una de las divisiones, y uno de sus hijos peleo en Tacna como jefe de la escolta de Montero.

Se han traído del interior 700 sacos de azúcar, algunos de arroz y se están embarcando inmediatamente; creo que quedan muchos por traer.

Anoche entraron dos buques a la bahía y la “Chacabuco” estuvo pronta para recibirlos.

El 11 (de Septiembre de 1880)desembarcó la artillería

A las 8 a.m. de ese día me puse en marcha en un carro especial, con el mayor Larraín para Palo Seco. El ayudante llevaba la orden de no dejar nada en pie, a consecuencia de que el pago no se realizaba y el tiempo señalado había terminado. El Dictador Pierola dio un decreto, declarando traidor a la patria al individuo que diera algo a los chilenos y declarando propiedad del Estado la de los mismos. Por esto no pudieron pagar. Latham y el mismo comandante Stuven con Belisario Campos. Comenzaron a hacer saltar con dinamita las piezas principales de la maquinaria. El incendio se principio a las 2 p.m. por el edificio de las bodegas.

Uno de los tiros de dinamita prendió fuego al edificio de la maquinaria, y en un momento nos vimos encerrados en un círculo de fuego y de humo espeso que casi nos asfixia. En la casa de la hacienda existía una pequeña pero escogida biblioteca, de los mejores autores y de magnifica pasta.

A las 6 p.m. nos pusimos en marcha para Chimbote y dejamos al incendio en medio de su majestuosidad destructora, que siguiera su curso. En los edificios de las maquinarias de destilación existian inmensas pias de aguardiente, ron y chica de maiz, las que abiertas y derramado el liquido que contenian, añadiendo de esta manera un combustible poderoso a la inmensa llama. En las maquinas de azucar se dejaron armados varios tiros de dinamita que con sus explosiones como cañonazos, daban mayor importancia al espectáculo.

A las 7.30 pm con tres maquinas, estabamos todos de vuelta.

En el mismo valle de la hacienda de Derteano (Dionisio) existen tres ingenios mas que pertenecen al mismo dueño y que llevan el nombre de Rinconada y Puente, los que tambien fueron destruidos. El bravo y activo comandante Muñoz se interno mas de treinta leguar en busca del enemigo y volvio con el sentimiento de no haber podido siquiera sacar su espada.

Advertisements

One thought on “Diario de un cirujano del ejército chileno sobre la destrucción de la hacienda Palo Seco de Dionisio Derteano

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s